ÚltimAs NOTICIAS
06/03/2019
Llega la serie FOR de 4”
Se trata de una electrobomba sumergible compacta pensada para el hogar. También puede instalarse dentro del tanque cisterna en casas o edificios....
Más info
06/03/2019
Recomendaciones para una buena instalación solar
Ya es un hecho: los paneles solares ya están captando la energía necesaria para que hogares, escuelas, municipios y hasta ciertos procesos de las indu...
Más info
11/12/2018
Protagonistas del verano: Bombas 4”
Entrando en esta etapa del año, hay ciertos equipos que se destacan sobre el resto. Tal es el caso de las bombas sumergibles de 4”, que son pequeñas p...
Más info
Noticias anteriores

Noticias





Cómo detectar el trabajo en seco de las bombas

Que una bomba trabaje sin lubricación se equipara con que un motor a explosión trabaje sin aceite. ¿Sabías por qué esto representa un riesgo enorme para el equipo, especialmente las bombas sumergibles de pozo?

El trabajo en seco se equipara con un trabajo de la bomba sin lubricación alguna. Esto pone en riesgo a los equipos y en consecuencia, al sistema al que pertenecen. Las más castigadas son las sumergibles de pozo profundo, porque el trabajo en seco repercute directamente en la refrigeración del motor y del cuerpo de bomba.

Sabemos que el líquido que rodea al motor hace de efecto refrigerante sobre el mismo. Si tiene todas las salidas obstruidas o cerradas, el agua llega a un punto de ebullición, que puede ocasionar la avería del equipo.

¿Por qué representa un riesgo la falta de refrigeración?

La refrigeración es una acción necesaria para equilibrar la temperatura del motor. Si el motor sobrecalienta, las electrobombas sumergibles instaladas en perforaciones son las que más lo sufren. Más del 80% de los motores sumergibles quedan fuera de servicio o reducen drásticamente su vida útil, debido a su excesivo calentamiento. Y esto, en muchas oportunidades, es ocasionado por la falta de refrigeración. Básicamente es un ciclo en el que un fenómeno desencadena otros no deseados que pueden dejar fuera de funcionamiento a nuestros equipos.

En el caso de los motores Franklin Electric -de los cuales Rotor Pump es representante exclusivo en el país, Uruguay y Paraguay- la temperatura máxima del agua con la que pueden trabajar es de 30°. Esta medición hará que el motor baje su temperatura, que en ocasiones puede alcanzar los 44°C. Si el motor trabaja en seco, este fenómeno no puede darse con normalidad, por lo que la bomba falla y queda fuera de servicio.

Riesgos de un motor sin lubricación

Otro de los efectos no deseados del trabajo en seco es la falta de lubricación en el motor. Ésta es necesaria porque suaviza la fricción entre las piezas internas que están en movimiento. Si no llegara a suceder -a causa del trabajo en seco, que es lo que estamos analizando en este artículo- los componentes del motor empezarán a modificar su movimiento interno, elevando aún más la temperatura del motor y, en consecuencia, dejándolo inutilizable.

La forma más efectiva de evitar estos 2 efectos no deseados es el control del equipo en funcionamiento, cerciorándonos de que trabaja con agua en el circuito. Se trata de medir, comparar y registrar los cambios que suceden en los equipos. Ante cualquier anormalidad, es conveniente asesorarse con los distribuidores que corresponden al área en donde se encuentra el incidente.

Foto: CC0 Public Domain - Pixabay