ÚltimAs NOTICIAS
05/06/2019
Flotantes e interruptores de nivel eléctricos: aliados estratégicos
Son una pieza fundamental en el arranque y la parada de las electrobombas cuando alcanzan un nivel de agua prefijado, en cisternas o tanques. A veces ...
Más info
04/06/2019
Una bomba de condensado pequeña con un alcance gigante
Se trata de los nuevos modelos Little Giant para desagotar condensados. Son dos series fabricadas con la más moderna tecnología. Conocelas....
Más info
04/06/2019
¿Necesito renovar mi bomba centrífuga?
La calidad del producto es un ítem a evaluar fundamental, pero también lo es la evaluación de mantenimiento. Sin embargo, existe un momento en el cual...
Más info
Noticias anteriores

Noticias





¿Bomba centrífuga o bomba sumergible?

En esta nota enumeramos las principales diferencias entre estos dos tipos de bombas, el primer paso hacia la comprensión de la industria de las electrobombas.

En el mundo de las bombas, hay dos familias fundamentales de conocer para comprender toda la industria. ¿Cómo se distingue cada una? Lo primero que tenemos que entender es para qué pensamos que se va a incorporar esa bomba en un circuito.

La electrobomba sumergible de pozo profundo (clic acá para ver toda la línea de Rotor Pump) trabaja (tanto la bomba como el motor) sumergida en agua –como bien indica su nombre-, mientras que las bombas centrífugas funcionan permaneciendo al aire libre ya que son de superficie (clic acá para ver esta línea).

Sus aplicaciones son variadas y diferenciadas, entendiendo que las sumergibles se utilizan en el desagote y en la extracción de agua del subsuelo y las napas, mientras que las centrífugas se indican para tres aplicaciones principales: movimiento o traslado de aguas en sentido horizontal o vertical, elevación en edificios y aplicación en acueductos.

En algunos casos, estas situaciones se invierten. Por ejemplo: durante el último verano, los cortes de energía dejaron sin agua a una gran cantidad de edificios. Las electrobombas y los ascensores se alimentan con fuerza motriz y en muchos casos el corte era de una fase, permaneciendo activo el suministro monofásico. Dada su particular configuración, eran de aplicación las electrobombas sumergibles de pozo monofásicas ya que con pequeñas potencias de 1 o 1.5 HP, se logran alturas de elevación que superan los 100 metros. La instalación de las mismas se realizaba en las cisternas existentes.

También en estos casos se utilizaron una gran cantidad de bombas centrífugas monofásicas de doble etapa, ya que ofrecen alturas de elevación importantes (para alimentar edificios de entre 10 y 15 pisos), y podían funcionar con la fase activa.